CAT | ES
ELECTRODOMÉSTICOS
Te falta algún electrodoméstico? no eres de la zona y no sabe dónde ir?, no sabes que es lo mejor para tus necesidades?, La Vivienda no te deja tampoco en este momento, te aconsejamos cómo valorar los electrodomésticos que necesitas y donde puedes conseguirlos.


Según el Instituto para la Diversificación de Ahorro de energía (IDEA, Instituto para la Diversificación Ahorro de la Energía), la mayor parte de la energía que usamos en las viviendas se dedican al uso de la calefacción y la producción de agua caliente sanitaria. Las dos cosas suman el 66% del gasto energético familiar.

El 34% restante se divide en el uso de electrodomésticos (16%) en la cocina (10%), la iluminación (7%) y aire acondicionado (1%).

Hay que tener en cuenta que el ahorro energético que se puede conseguir en un uso eficiente del equipamiento a nuestra vivienda es muy importante. Por esta razón es importante analizar los datos de los mismos en función del uso que esperamos darles: a medio y largo plazo los electrodomésticos baratos pueden resultar caros si no se tiene en cuenta la información sobre su consumo energético. Con este propósito, la Comisión Europea puso en marcha en 1989 el sistema de etiquetas energéticas para informar a los usuarios del consumo de energía de los electrodomésticos, generalmente en la forma de uso de la energía, eficiencia y / o gastos de energía, al mismo tiempo a controlar la contaminación medioambiental, porque la mayor parte de la energía que hay en el planeta procede de fuentes de energía agotable.

 

ETIQUETAS ENERGÉTICAS

Son obligatorias para electrodomésticos como frigoríficos, congeladores, lavadoras, secadoras, lavavajillas y lámparas de uso doméstico.

un electrodoméstico es eficiente si ofrece las mismas prestaciones que otro consumiendo menos energía.

Hay siete etiquetas (A, B, C, D, E, F, G), identificadas cada una con un color. El consumo de electrodomésticos con etiqueta A es más eficiente que los de G que son los que más consumen haciendo lo mismo.

Las etiquetas sólo son comparables dentro del mismo grupo de electrodomésticos. no se tienen que interpretar igual una D en una lavadora que en una bombilla.
¿Cómo se asignan las etiquetas de eficiencia energética? Se midió, en su momento, el consumo anual de frigoríficos, lavadoras, etc ... y el consumo medio de los aparatos analizados se le asignó el punto medio entre las letras D y E. A partir de este punto se calcularon los demás.

La diferencia de precio entre un aparato de clase A con otra de clase C se amortiza en 5 años gracias a su menor consumo
.

Etiquetes

CÓMO AHORRAR?
neveras

La clave del ahorro se encuentra en los niveles de consumo y de rendimiento del electrodoméstico. Así una nevera - congelador de clase A consume 340kWh al año, un 48% menos que uno de clase D y un 60% menos que uno de clase G. En los 10 años de vida útil que se le presupone, consumirá 5.100 kWh menos (equivale a unos 400 euros) que una nevera similar de clase G. Además de la etiqueta energética, otras cuestiones que conviene fijarse son:

Clase climática: temperatura ambiente recomendada por los fabricantes para garantizar el funcionamiento óptimo de las neveras. Se indica con letras:

SN '10ºC a 32ºC
N ' 16ºC a 32ºC
ST ' 18ºC a 38ºC
T ' 18ºC a 43ºC

Selección de temperatura: los fabricantes recomiendan mantener el refrigerador a 5 º C y el congelador a -18 º C.

Tamaño: No compre un frigorífico más grande del que necesita, consumirá más de lo necesario y no se aprovechará.

Hielo y escarcha: son elementos aislantes y dificultan la refrigeración del interior de la nevera. Desde hace unos años, el mercado ofrece modelos no-frost (sin escarcha), que permiten una circulación continua de aire en el interior.

Lavadora y lavavajillas

Queremos un lavado económico o un rápido?

Los fabricantes ofrecen las siguientes recomendaciones según sea la respuesta:

Lavado intensivo: Lo que más energía consume, ya que implica un calentamiento mayor del agua. Recomendado para ropa muy sucia o cuando hay cazuelas y sartenes que necesitan un lavado más intenso. Es más rápido, pero consume mucho más.

Lavado ecológico o económico: Consume menos energía eléctrica-no supera los 50 º C en los lavavajillas-pero puede durar una hora o más.

Carga: Para poner en marcha una lavadora o lavavajillas, es mejor esperar hasta que estén llenos, ya que el consumo será el mismo que si los utilizamos medio vacíos. Es importante diferenciar el impacto en el consumo energético de la cantidad de agua utilizada y la temperatura en la que el electrodoméstico se pondrá. Es el aumento de la temperatura, pasar de agua fría a caliente y de caliente a muy caliente (superando los 50 º C), y no la cantidad de agua que se necesita, lo que hace que el consumo se dispare. Cuidado con los programas de media carga: consume menos agua, pero la misma energía.

Tamaño: es importante comprar un lavavajillas de un tamaño que se ajuste a nuestras necesidades. Quien tiene poca vajilla o la utiliza poco tardará mucho en llenar el lavavajillas, que al final acabará utilizando normalmente a media carga.

Hoy se pueden comprar lavadoras y lavavajillas bitérmicos: Tienen dos entradas de agua independiente, una para agua fría y otra para caliente. De esta manera, el agua caliente se toma del calentador o la caldera y se reduce el tiempo de lavado y se ahorra energía
.